¿Por qué esconger entonces la mediación familiar?

  • Negociaciones rápidas: es una manera más ágil de resolver disputas en comparación con los años que tarda en resolverse el proceso judicial.
  • Da resultados mutuamente satisfactorios: se está más satisfech@ con las soluciones que se alcanzan de mutuo acuerdo, libremente pactado.
  • Decisiones que se pueden trabajar e implantar: las partes que median en sus diferencias, son capaces de cuidar los detalles de implementación de su acuerdo.
  • Decisiones que aguantan: los acuerdos a los que llegan a través de la Mediación, tienden a durar en el tiempo debido a la participación de las partes en su creación.
  • Mayor grado de cumplimiento: las personas que han llegado a su propio acuerdo es más probable que cumplan con los términos, es libremente pactado.
  • Mayor grado de control y resultado predecible: las personas que negocian sus propios acuerdos tienen más control sobre el resultado de la disputa que aquéllas que van al litigio o utilizan el arbitraje.
  • Preservación de una relación continua: muchos conflictos ocurren en el contexto de relaciones que van a continuar en el futuro. La mediación puede preservar esa relación.