¿Qué es la mediación familiar?

La Mediación Familiar se caracteriza por ser un procedimiento de resolución de conflictos, dónde interviene un/a profesional mediadora imparcial y neutral que ayuda y asiste a las partes en conflicto para que ellas mismas gestionen sus disputas, a través del diálogo y la comunicación, llegándose a acuerdos satisfactorios, que contemplen las necesidades de las partes, partiéndose de una visión positiva y funcional de la controversia.

Mediante la Mediación las personas en desacuerdo son las protagonistas directas de su problema, con la asistencia de el/la mediadora van a explorar las razones que originaron la controversia y que les impide o les aleja de la posibilidad de llegar a un acuerdo. Mediante la Mediación Familiar se brinda a las partes en conflicto, la oportunidad de resolver sus problemas en términos de satisfacciones mutuas y ganancias bilaterales.

La mediación es muy adecuada para resolver todo tipo de controversias de índole familiar que se dan en las relaciones entre los padres y sus hij@s, entre herman@s por el cuidado de padres mayores dependientes, en caso de difícil acoplamiento de familias con menores adoptados, separaciones, divorcios, etc.

Mediante la mediación se restaura la comunicación y se preserva las relaciones en el futuro entre los miembros de la familia o la pareja.